El instituto Padre Feijoo, premiado por su desarrollo educativo de la robótica

Alumnos del Padre Feijoo, en plena tarea robótica

Alumnos del Padre Feijoo, en plena tarea robótica. :: E. C.

Hace ya tres años que los alumnos de cuarto de ESO del instituto Padre Feijoo, en La Calzada, pueden diseñar sus propios robots, proborincipalmente vehículos, y controlarlos desde un ordenador. La asignatura optativa de robótica está teniendo mucho éxito, hasta el punto de que también se han habilitado dos grupos para cursarla de forma voluntaria en horario extraescolar. Además, la labor educativa que durante este tiempo han realizado los profesores Ángel Arcadio Menéndez -de Tecnología- y Roberto Vega -de Física y Química- para dotar a la asignatura de un cuerpo multidisciplinar que abarca desde la electrónica hasta la programación, también ha sido reconocida. Los Colegios Profesionales de Ingenieros Informáticos del Principado les han otorgado el premio Impulso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en el apartado de Educación.

La treintena de alumnos de cuarto de ESO que cursan esta asignatura optativa diseñan y construyen sus propios vehículos «como si fueran parte de un proyecto para la investigación de Marte», explica el profesor Ángel Arcadio Menéndez. Después, programan las directrices de movimiento que deberán seguir una vez lleguen a «territorio marciano», pues a final de curso todos los vehículos participan en una exhibición.

Sorprendidos de que funcione

«Se quedan sorprendidos al ver que lo que ellos mismos han construido funciona», comenta Menéndez, satisfecho por la posibilidad de ofrecer a sus alumnos una «formación con una metodología totalmente práctica» que les anima a investigar por su cuenta en un campo habitualmente poco conocido.

Al igual que sus compañeros de La Inmaculada y de otros diez centros gijoneses, los alumnos del Feijoo tienen todas sus energías puestas en la First Lego League y en diseñar los mejores robots para superar las complicadas pruebas que se encontrarán en la competición.

Más información aquí.

Publicado por El Comercio el 09/12/2011