La generación del QR

El campus del Parque Tecnológico afronta el final de su tercera edición con chavales haciendo cortometrajes y juegos de ordenador

En el aula sólo tienen una pega: que son niños, es decir, alborotadores, gritones, inquietos e insaciables. Pero su apertura mental, sus 8, 10 ó 12 años conviviendo con las tecnologías que se van incorporando, casi sin querer, a la cotidianidad, les convierte en los alumnos perfectos para el Campus TIC de Verano Fantastic Park. El mismo que, por tercer año consecutivo, desarrolla la Fundación CTIC en el Parque Científico Tecnológico de Gijón, y el mismo que ayer cerró su modelo Advance con 20 chicos que mostraron a padres y tutores su trabajo de dos semanas.

Hicieron un poco de todo y aprendieron mucho, pero por encima de cualquier otra consideración de un mes de agosto vacacional, se divirtieron. Porque les gusta el ámbito tecnológico de la milla del conocimiento y porque ya parten de una formación sobre el particular casi genética. «Cuando les pregunté si sabían qué era el código QR todos me contestaron que sí», señaló uno de los monitores del campus, cuestión que pudiera no ser extraordinaria si no fuera porque en los cursillos que imparte CTIC entre el empresariado asturiano, la explicación es obligatoria: un sistema de almacenaje de datos que se caracteriza por los tres cuadrados de las esquinas. Cuestión generacional.

Víctor y Guillermo recordaron su paso por empresas como CTIC, donde descubrieron los sensores de una camiseta que avisan de cualquier accidente casero de quien viva solo, o Telecable, que les proporcionó un juego de servidores. Sergio descubrió la realidad aumentada, que colocó un dinosaurio en su ordenador y todos participaron, jolgoriosos, en la confección de un juego de ordenador y en la filmación de tres cortometrajes en los que aplicar las enseñanzas de fotografía y vídeo. En eso también fueron niños. Y niños televisivos, porque la temática policiaca y violenta, incluidos métodos científicos a lo CSI, dominaron los artísticos rodajes.

«Es un éxito»

El Ayuntamiento de Gijón es el que sostiene con 5.000 euros el funcionamiento de Fantastic Park en 2012 y el futuro lo tiene garantizado. Al menos eso prometió ayer el concejal de Desarrollo Económico y Empleo, quien repitió en varias ocasiones que «este proyecto es muy importante y en caso de que los recortes se agudicen, esto no se va a quedar sin recursos».

Fernando Couto defendió que, «para el Ayuntamiento, acercar la tecnología a los más jóvenes es una prioridad» y como ejemplo puso el éxito del Parque. «En este año tan complicado, aquí creció el empleo y la inversión. Estamos en lo mejor que tiene Asturias».

Publicado por El Comercio el 11/08/2012