Las empresas piden ayuda a la sociedad para innovar

La Fundación CTIC realiza trabajos para impulsar un nuevo modelo de desarrollo en Asturias
Pablo Priesca y Francisco Prieto, durante la rueda de prensa en la Fundación CTIC

Pablo Priesca y Francisco Prieto, durante la rueda de prensa en la Fundación CTIC

La segunda 'i' del emblema Investigación más Desarrollo más Innovación (I+D+i) no sólo es minúscula y está apartada de los otros dos conceptos, sino que en manos únicamente de las empresas se ha demostrado que no tiene garantía de éxito. Por eso, desde hace un tiempo, los expertos que más trabajan en la investigación de estos fenómenos han llegado a la conclusión de que es necesario renovar la realidad de la innovación empresarial para impulsar un nuevo modelo de desarrollo, basado en un concepto mucho más amplio que han denominado la innovación social.

Con base en estas premisas, la Fundación CTIC Sociedad de la Información ha analizado diferentes experiencias nacionales e internacionales, que se están desarrollando para el impulso de la innovación social tomando como referencia el modelo puesto en marcha en lugares como Finlandia, Dinamarca, Alemania, Gran Bretaña y el País Vasco. Con ese motivo puso en marcha el denominado proyecto 'Innoexplora. Descubre una nueva forma de innovar' con la celebración, entre noviembre de 2011 y mayo de 2012, de tres encuentros en Gijón. El director general de CTIC, Pablo Priesca, y el director de la Sociedad de la Información, Francisco Prieto, presentaron ayer las conclusiones de estas jornadas y señalaron que, como en muchas otras cosas, «aún nos queda mucho camino que recorrer».

Convertir a la ciudadanía en innovadores por sí mismos y útiles para capacitar a la sociedad a innovar es lo que está en el fondo de la denominada innovación social, que también persigue «producir los cambios de comportamiento necesarios para resolver los grandes retos de la sociedad».

Pablo Priesca explicó que «tras quedar claro que la innovación tradicional no crecía hubo una pregunta a resolver. ¿Hacia dónde evoluciona la 'i' pequeña? Y la respuesta fue que la fuente de la innovación a partir de ahora debe ser también social, además de empresarial». Pero ¿en qué punto nos encontramos ahora? «Muy al inicio de este concepto, ya que salvo algunos países todo el mundo está tratando de posicionarse para ver qué se puede hacer. Asturias, también debe empezar a moverse».

Según Priesca, «cuando un territorio, una sociedad, es capaz de innovar en lo político, en la prestación de servicios a los ciudadanos, en la cultura o en el arte, demostrará que es capaz de absorber innovación social y solo entonces estará preparada para la innovación empresarial».

Publicado por El Comercio el 26/06/2012