Martín Álvarez Espinar: «En la web hay revoluciones día a día»

Martín Álvarez, en la oficina de Gijón.

Martín Álvarez, en la oficina de Gijón. :: ARMANDO ÁLVAREZ

Llevar la web a su máximo potencial. Es la misión del World Wide Web Consortium (W3C), organización creada y dirigida por el Premio Príncipe Tim Berners-lee que arbitra el crecimiento y desarrollo de las tecnologías web. Con 19 delegaciones en diversos países, la oficina española se encuentra en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón, albergada por la Fundación CTIC. Martín Álvarez es su responsable.

¿Cuándo nació esta organización?

Allá por 1994. En aquel entonces había una guerra entre fabricantes, que querían imponer sus tecnologías y las desarrollaban específicamente para sus navegadores, dispositivos o aplicaciones alrededor de la web. Tim Berners-Lee y sus compañeros determinaron que era necesario aglutinar a todas estas empresas en un consorcio, con el fin de crear una serie de tecnologías que fueran estándar, abiertas, gratuitas y que todo el mundo pudiera utilizar para fomentar el crecimiento en una única dirección.

¿Como financia el W3C su actividad?

A través de las cuotas que pagan las cerca de 350 organizaciones que componen el consorcio.

¿Cuándo llegó a España?

En 2003, un poco impulsado a raíz del Premio Príncipe de Asturias que se le otorgó a Berners-Lee en 2002. Distintas instituciones de todo el país presentaron candidatura. La Fundación CTIC, muy interesada en los estándares, apostó por incluir dentro de su plan estratégico albergar la sede.

¿Cuántos empleados trabajan para W3C España?

Actualmente somos cuatro personas.

¿Cuál es la misión de una oficina como la española?

Por un lado está la difusión; llevar el conocimiento de los estándares al territorio que cubrimos. Por otro, hacer de enlace entre la parte técnica y adimistrativa del W3C y los miembros españoles.

En 2011, ¿cuál es el grado de respeto a los estándares?

Muy bueno, diría yo. Las empresas tecnológicas ya no ven como un valor añadido, sino requerido, que los productos estén construidos usando estándares.

A finales de octubre, el consorcio celebró en California la Plenaria Técnica ¿En qué consiste este evento?

Se reúnen la mayoría de grupos y representantes de las organizaciones que forman parte del W3C para presentar novedades y discutir sobre el futuro inmediato de los estándares.

¿Qué futuro inmediato alumbró la conferencia este año?

Algo de lo que ya podemos ver ejemplos es lo que llamamos la Open Web Platform: un compendio de tecnologías, partiendo del HTML5, anexos como las hojas de estilo enriquecidas y otros elementos relacionados con la utilización de la web a través de todos esos cacharros que tenemos en nuestras casas, tanto teléfonos móviles como navegadores de automóvil o incluso los empotrados en frigoríficos.

Pero tecnologías como HTML5 y CSS3 llevan algún tiempo en marcha...

Hay muchas piezas que, hasta ahora, a pesar de que tenían una base común y eran robustas e interoperables, no gozaban de una combinación perfecta. Lo que se pretende con la web abierta es que estén integradas al 100%.

Póngame un ejemplo.

Una aplicación basada en web abierta que, utilizando las tecnologías mencionadas, pueda combinar audio o vídeo y utilizar los datos del dispositivo mediante el uso de interfaces de programación de aplicaciones. Todo integrado de forma nativa en el navegador, sin tener que instalar accesorios o plugins para visualizarlo.

Acaban de hacer público el borrador sobre preferencias de rastreo. ¿En qué consiste?

Podemos pensar en el rastreo como las miguitas de pan que vamos dejando cuando navegamos por la red. ‘Cookies’ y elementos que marcan nuestro paso e información que denota nuestros gustos. Este estándar define mecanismos para que tanto sitios web como usuarios puedan establecer la forma de tratar los datos personales.

¿Cómo será el futuro de la web? ¿Cómo le gustaría que fuera?

Será una evolución de lo que tenemos y no una revolución, porque estamos viendo revoluciones día a día y nada de lo que surja será demasiado llamativo para lo que estamos acostumbrados. Me gustaría ver la implantación de la Web Semántica en todo su esplendor: como una gran base de datos abierta, libre y enriquecida con contenidos de todo el mundo.

Publicado por La Voz de Asturias el 27/11/2011