Piezas de juguete, trabajo de ingenieros

El colegio Santo Domingo, de Navia, se hizo con la victoria y estará en la final nacional que tendrá lugar el 11 de marzo en Pamplona
Dos estudiantes del Colegio Santo Domingo

Dos estudiantes del Colegio Santo Domingo

Son jóvenes, pero compensan su falta de experiencia con muchas ideas y ganas de trabajar. Durante cinco meses, 83 alumnos de diez colegios de Asturias han estado elaborando dos proyectos -uno teórico y otro práctico- que les permitieran hacerse con la victoria en la fase regional del concurso First Lego League, uno de los más prestigiosos certámenes internacionales de robótica educativa. 

Este año la competición giró en torno a la alimentación. El desafío teórico consistió en detectar un problema real relacionado con el mundo de los alimentos y elaborar un proyecto científico para tratar de solucionarlo o paliar sus efectos gracias a la tecnología. En la parte práctica, más vistosa, entraron en juego los robots, construidos por los propios alumnos con las conocidas piezas de Lego. 

Gracias a un 'cerebro' electrónico, estos ingenios mecánicos tuvieron que sortear 16 pruebas en un circuito cerrado. La finalidad del recorrido era evitar o resolver la contaminación de los alimentos en cada una de las etapas por las que pasan antes de llegar al consumidor. Todo ello, claro está, representado simbólicamente con piezas de Lego. 

La Feria de Muestras fue ayer un hervidero de jóvenes, padres y curiosos que no quisieron perder detalle de los ingeniosos robots. El colegio Santo Domingo, de Navia, se proclamó campeón de la fase regional y participará en representación del Principado en la fase nacional que tendrá lugar el 11 de marzo en Pamplona. En toda España participan más de 400 equipos de otros tantos institutos que lucharán también por hacerse un hueco en los campeonatos internacionales de Missouri, en Estados Unidos, y Mannheim, en Alemania. 

Una pelota en vez de ruedas

Los alumnos del Santo Domingo, que ya ganaron el año pasado, se presentaron a la competición con un robot muy versátil. En la parte trasera, en vez de unas ruedas convencionales utilizaron una pelota para que el artilugio pudiera desplazarse como lo hacían los antiguos ratones de ordenador. «Esto hace que sus giros sean más fiables», explicaban, orgullosos de las altas puntuaciones conseguidas por su robot en las varias mangas disputadas. No obstante, el torneo estuvo muy reñido hasta el final, y en el apartado de competición robótica el instituto Padre Feijoo, de Gijón, les pisó los talones hasta el último momento, logrando un meritorio segundo puesto. Completó el podio el IES Batán, de Mieres. 

Al acto acudieron la consejera de Educación, Ana Isabel Álvarez; el viceconsejero de Política Sectorial, Jesús Rubio; la alcaldesa, Carmen Moriyón y el concejal de Desarrollo Económico y Empleo, Fernando Couto. Ellos fueron los encargados de entregar los trofeos a los ganadores y a los premiados en cada categoría. Nada más se dieron a conocer, la gran mayoría de chavales lo tuvo claro: «Tenemos que empezar a pensar en cómo ganar el año que viene». 

Paneras electrónicas y fábricas de leche materna 

La imaginación de estos jóvenes no tuvo límites. Los 12 equipos de los diez colegios asturianos demostraron una sorprendente capacidad de resolución de problemas alimentarios, el desafío propuesto por la First Lego League en esta edición. Los estudiantes tuvieron que condensar toda su investigación en diez minutos de presentación ante el jurado del concurso. Allí relataron los aspectos más relevantes de su proyecto científico, algunos realmente curiosos, como el del colegio Santo Domingo, de Navia. 

«Nos dimos cuenta de que uno de los principales problemas de abastecimiento de alimentos en los países en vías de desarrollo era el de la leche», explicaron. Por ello, idearon un sistema de conservación de la leche materna con fines humanitarios mediante «liofilización», una técnica para eliminar el agua de un producto desde el estado sólido al gaseoso sin pasar por el estado líquido. 

Los alumnos del IES Padre Feijoo, de Gijón, obtuvieron la victoria en el apartado de mejor proyecto científico con un método para conservar el pan. Idearon una panera electrónica que conserva este alimento a una temperatura y humedad adecuadas para que no se seque. La incorporación de un rayo ultravioleta evitaría la aparición de moho. 

Los premiados: 

Ganador de la First Lego League Asturias: Colegio Santo Domingo, de Navia. 
Mejor proyecto científico: Equipo Robótica Feijoo, del IES Padre Feijoo, de Gijón. 
Mejor robot: Equipo Jerolego 2.0, del IESJerónimo González, de Sama de Langreo. 
Mejor comportamiento del robot: Colegio Santo Domingo, de Navia. 
Premio al emprendimiento: Equipo The Best Robot, del IESCangas del Narcea. 
Premio a los valores First Lego League: Equipo Gestabótica, del colegio La Gesta I, de Oviedo.

Publicado por El Comercio el 28/02/2012