El envejecimiento impulsa el desarrollo de empresas innovadoras y tecnológicas

Miércoles, 26 Octubre, 2016
Compañías de reciente creación investigan productos para la atención sanitaria: desde robots a biomarcadores que permitan una medicina a la carta

El envejecimiento de la población debe verse como una oportunidad de negocio y no como un drama. Eso es lo que mantienen los expertos europeos, y eso es lo que están haciendo ya varias empresas asturianas que utilizan la investigación y la tecnología para desarrollar nuevos productos pensando en los mayores del siglo XXI, centrados especialmente en la salud y la asistencia biosanitaria. Pero el abanico de oportunidades es mucho más amplio e involucra a todos los sectores económicos. El diseño de las ciudades, las viviendas del futuro, los servicios, el comercio e incluso el ocio deberán adaptarse.

El envejecimiento impulsa el desarrollo de empresas innovadoras y tecnológicas

Esa es una de las conclusiones de los expertos que trabajan en la Asociación Europea para la Innovación sobre un Envejecimiento Activo y Saludable de la Comisión Europea. El irlandés John Farrell compartió ayer varias experiencias y recomendaciones con empresas asturianas y centros de investigación, a los que animó a buscar oportunidades de negocio en la nueva realidad: una Europa envejecida.

Asturias desarrolla estos días y en noviembre unas jornadas de innovación en las que participan expertos extranjeros que analizan la situación actual, las necesidades futuras y recomiendan a las empresas utilizar la innovación y la tecnología para desarrollar nuevos productos y hallar posibles negocio futuros.

Se trata de lo que los expertos denominan “silver economy”, hacia la que avanza Europa para generar nuevos empleos y crecimiento económico basados en la atención a los mayores de 65 años, con buen estado de salud y cierto poder adquisitivo. Sin olvidar a los que tengan necesidades sociosanitarias más concretas.

John Farrell, asesor de las regiones europeas declaradas sitios de referencia (“reference sites”) sobre el funcionamiento de la red europea, se reunió ayer con varias empresas en el Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI) del Principado para explicar en qué consiste la estrategia europea y conocer sus proyectos.

Las últimas proyecciones demográficas desarrolladas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelan que uno de cada tres asturianos tendrá más de 65 años en 2031, es decir, dentro de 15 años. Y no sólo eso, sino que además será la región española con más hogares en los que sólo resida una persona (34%).

Pero los expertos no quieren ver estos datos como un problema y aseguran que buscar soluciones para atender las demandas de esa población puede convertirse incluso en uno de los motores de la economía regional, generando empleo y crecimiento. Por ejemplo, las futuras viviendas quizás sean urbanizaciones o zonas residenciales en las que cada persona tiene su espacio individual y luego otros comunes para relacionarse y bajo la supervisión de un especialista. Esto ya funciona en los países nórdicos.

John Farrell se reunió ayer con los representantes de cuatro empresas que están desarrollando novedosos productos. Una de ellas fue Bioquochem, que trabaja en el despliegue de unos biomarcadores que son capaces de analizar si el envejecimiento real del cuerpo se corresponde con el biológico, lo que permitiría adaptar tratamientos médicos personalizados. Otra de las sociedades fue Robótica Social, que aplica la tecnología para construir robots que cuidan de que una persona se tome su medicación o de recordarle si ya comió o no y qué debe hacerlo (son sólo ejemplos).

Neosentec trabaja en soluciones de conexiones y movilidad, desarrollando dispositivos que permiten controlar, con una invasión mínima de la intimidad, si una persona sale de su ámbito habitual de movimientos, o alertan si se producen modificaciones en su rutina diaria que puedan llevar a pensar en un accidente.

Farrell también recibió ayer a representantes de Termosalud, una compañía ya asentada en el mercado del área médico-estética pero que busca nuevos horizontes pensando ya en adaptar su estrategia futura.

“Éste es sólo un primer paso en la identificación de compañías asturianas que pueden trabajar en el desarrollo de la estrategia hacia el envejecimiento activo y saludable. Hay muchas en muchos sectores y lo importante es que toda la sociedad se implique, porque se puede crear empleo y riqueza”, afirmó Cristina Fanjul.

La jornada de hoy se dedicará a un encuentro entre los socios del partenariado de innovación en envejecimiento activo de Asturias: Principado, clúster de Biomedicina y Salud de la Universidad, CTIC, Prodintec, Ficyt, Cruz Roja y el Instituto Oftalmológico Fernández-Vega, en cuyas instalaciones se celebrará el siguiente encuentro.