El mundo occidental seguirá envejeciendo y el pico se producirá en el año 2040

DAAN BULTJE | Director de la Red de Envejecimiento Saludable del Norte de Holanda

Daan Bultje es el director de la Red de Envejecimiento Saludable del Norte de Holanda, que lleva una década trabajando en có- mo preparar las ciudades y la economía para una sociedad envejecida. Durante su visita a Asturias mantuvo reuniones con el grupo de innovación en envejecimiento activo, en el que participan el Gobierno regiona, el clúster de Biomedicina y Salud de la Universidad de Oviedo, la Ficyt, el CEEI, los centros tecnológicos CTIC y Prodintec, Cruz Roja de Asturias y el Instituto Oftalmológico Fernández Vega. Este viaje se enmarca en el programa de trabajo desarrollado en Asturias durante los meses de octubre y noviembre como región reconocida como “Reference site” por la UE.

–Holanda es uno de los referentes en materia social. ¿Qué impresión tiene de Asturias?

–Me da envidia porque tiene un gobierno que tiene clara su responsabilidad y se implica y busca cooperación para trabajar.

–¿En su país no? –Nosotros necesitamos una coalición de organizaciones dispuestas a afrontar ese cambio. Asturias es más equiparable en ese sentido a Escocia por cómo el Gobierno organiza los avances. En mi país no está mal planteado. Lo positivo en nuestro caso es que si queremos realizar un abordaje integral lo mejor es que no haya una única organización que marque la política. Si una sola entidad o estamento se hace responsable, los demás se relajan.

–Pero ustedes tienen una amplia experiencia.

–Llevamos diez años trabajando en envejecimiento activo, pero es más importante centrarse en qué queremos conseguir como sociedad que en ser un referente. Pasa lo mismo que con las estrellas Michelín. Si no trabajas para estar a la altura de las expectativas, son muchos los chefs que abandonan porque se relajan.

–¿En qué consiste el envejecimiento activo?

–Se trata de una combinación de economía y sociedad, de encontrar soluciones para los problemas sociales y a partir de ahí conseguir fomentar el desarrollo económico. Si lo que se consigue es cambiar la manera de entender la vida, el trabajo, la comida, la salud... todo tendrá impacto en el envejecimiento. Hay que lograr que cale el mensaje de que lo sano es lo normal.

–Asturias es la región más envejecida de España y las previsiones apuntan a que la situación va a ser mucho peor en unos años. ¿Se ha empezado a trabajar tarde en el envejecimiento?

–Nunca es demasiado tarde. La situación en la que nos encontramos en el mundo occidental es que va a seguir envejeciendo hasta 2040, que es cuando se prevé que se alcance el pico de sociedad envejecida. Pues con esto pasa lo mismo que con el tabaco: nunca es tarde para dejarlo.

Publicado por La Nueva España el 29/11/2016