El perfeccionista de soluciones tecnológicas de vanguardia

Lunes, 14 Noviembre, 2016
La Fundación CTIC encara un 2017 de crecimiento y estabilidad y adapta su estrategia hacia el análisis inteligente de datos, la tecnología de visión y el internet de las cosas

Noticia publicada en "El Comercio", el 13 de Noviembre de 2016

Ser el primer centro tecnológico implantado en la ciudad y hacerlo bajo el sello internacional W3C implica responsabilidad y una estrategia en permanente evolución y renovación. La Fundación CTIC ha sabido asumir ese cometido y lleva desde 2004 perfeccionando su especialización tecnológica. Su primera plantilla, integrada por 30 personas, comenzó dando sus pasos al lado del Gobierno del Principado, con el desarrollo de la sociedad de la información en Asturias. Fue el momento de la puesta en marcha de proyectos innovadores como la red de telecentros, los centros SAT -orientados al desarrollo tecnológico de las pymes- o el Piatic -el plan para autónomos-. Se crecía a nivel regional, pero también en el ámbito nacional con esa oficina de W3C y en el europeo.

El entorno del centro gijonés, como sucedió a nivel global, sufrió cambios notables en los últimos años debido tanto al «propio avance exponencial» de estos equipamientos, como a la «crisis económica». Una transformación que se hizo aún más palpable en los últimos tres años y que dejó enfocada la especialización actual del centro hacia «tecnologías muy transversales y de alto impacto». Se trata del análisis inteligente de datos, de tecnologías de visión así como del internet de las cosas. Una actividad que se complementa con el diseño y la ejecución de «proyectos estratégicos de transformación digital en colaboración con gobierno e instituciones públicas», según apunta el director general de la Fundación CTIC, Pablo Priesca.

El camino en estos trece años ha sido firme, a pesar de las dificultades, y hoy en día la fundación cuenta con 63 trabajadores. Una cifra a la que podrían sumarse otras diez personas el próximo año ya que 2017 se prevé un año de «estabilidad y crecimiento», con un importante aumento del volumen de actividad -un 25% aproximadamente respecto a los últimos años-.

Plantilla de CTIC

Aportar valor

«Para poder aportar valor y que éste sea reconocido por los demás debemos mantener una actitud abierta, de escucha permanente, de conocer la realidad de los problemas antes de ir con soluciones tecnológicas diseñadas en el laboratorio». Priesca asegura que la principal misión de la Fundación CTIC es «generar con-fianza porque con nuestro trabajo hacemos mejores a otros».

En estos momentos, el centro tecnológico está preparando tres infraestructuras, bajo la financiación del Principado, que servirán tanto para el desarrollo de proyectos innovadores, como también de demostradores de la industria 4.0, de la visión y la realidad virtual/aumentada y del envejecimiento activo.

Pero la mirada ya está puesta en el futuro, porque en el centro tecnológico han comenzado a trabajar y experimentar con una tecnología que, aseguran, «todo apunta que cambiará la forma de las transacciones por internet. Es el Blockchain y puede ser una revolución». ¿Por qué? Porque proporcionará una mejora sustancial a la fiabilidad y seguridad de la transacionalidad de las operaciones electrónicas, como puede ser los pagos. «Se trata de una tecnología que está despertando el interés del mundo financiero a nivel internacional, aunque todavía no ha saltado al gran público».

Otro de los retos a corto y medio plazo es el incremento de la captación de proyectos europeos lo que implicará a la fundación estrechar lazos con organizaciones y empresas de los distintos países de la UE para la ejecución de proyectos internacionales consorciados.

Porque, precisamente, la política de colaboración con terceros forma parte importante de la estrategia de un CTIC «creyente y practicante» de la innovación abierta, aquella que concluye que la suma de fuerzas hace ganar a todas las partes. En estos momentos, en el ámbito regional tienen vigentes 28 acuerdos de colaboración, 24 en nivel nacional y otros 18 en el internacional. «La innovación es fruto de las conexiones improbables», sentencia Pablo Priesca.
CTIC, premios Embajador de Gijón 2009, quiere seguir siendo una parte importante de la proyección de la ciudad hacia el exterior y de la captación de la atención internacional hacia la villa. Un papel que han ido cultivando durante estos años con el impulso de eventos tecnológicos de relevancia que contribuyeron a ensalzar la imagen de innovación y tecnología con que se relaciona a Gijón.