Embajadores tecnológicos de Gijón

Alumnos de la Escuela de Segunda Oportunidad aprenden a diseñar videojuegos La iniciativa se enmarca en un programa de formación que implica a cinco países y está subvencionado por la Unión Europea

«Aprovechad esta oportunidad» es el consejo que ayer recibieron los 17 alumnos de la Escuela de Segunda Oportunidad que a partir del próximo miércoles participarán en el programa europeo 'Make, Learn, Share', centrado en la formación en nuevas tecnologías. En el primer año la materia de enseñanza será la programación de videojuegos, pero ayer quedó claro que esta vez no se trata de una mera diversión, sino un intento de despertar la creatividad con vistas al empleo.

Embajadores tecnológicos de Gijón

La presentación del programa a los chavales seleccionados, previa solicitud voluntaria de los interesados, fue casi una arenga. Empezó Pelayo Barcia, responsable de Empleo, Mercados y Consumo del Ayuntamiento. Barcia dijo que «no todo es malo en Europa», en referencia a los programas Erasmus, del que forma parte el que favorecerá a los 17 gijoneses de nacimiento o adopción. También dejó claro desde el principio que aprender a crear videojuegos sirve para «organizarte la cabeza y tener ideas y ganas de hacer cosas». A su juicio, el programa 'Make, Learn Share' es una buena herramienta de formación. Está liderado por el municipio de Sheffield (Reino Unido) y tiene como socios, además de Gijón, a los ayuntamientos de Riga (Letonia) y Ronneby (Suecia), así como la Fundazione Mondo Digitale, de Roma.

El socio tecnológico del Ayuntamiento en este caso es la Fundación CTIC, cuyo director general, Pablo Priesca, dio cinco razones para haber aceptado su colaboración. Priesca aseguró que el programa «aúna innovación y tecnología, cosas en las que creemos». Está dirigido a «nacidos en la era digital, que disponen ya de conocimientos técnicos que hay que poner en valor»; permitirá desvelar «el talento que está en la calle y en las personas»; porque «las tecnologías caminan más rápido que el sistema educativo», y «porque tenemos la responsabilidad social de implicarnos en el territorio y convertir los problemas en oportunidades».

También animó a los jóvenes llamados a ser embajadores tecnológicos de Gijón, pues los participantes en el programa están obligados a transmitir su experiencia a otros adolescentes, la coordinadora de la Escuela de Segunda Oportunidad, Rosana Serrano. Destacó que la terminología inglesa propia de la programación proporcionará una formación adicional y facilitará el entendimiento con los alumnos de otros países que el próximo noviembre acudirán a Gijón para hacer balance del primer año de programa y analizar los resultados del trabajo desarrollado.

Las enseñanzas sobre creación de videojuegos serán impartidas por Miguel Acero, técnico de proyectos del Área de Crecimiento Digital de la Fundación CTIC.

Por lo que se refiere a los destinatarios del programa, afrontan con expectación e ilusión la experiencia que se les avecina, tal vez porque todos admiten muchas horas de vuelo con juegos en dispositivos móviles. Alfredo Fernández, de 15 años, se declaró atraído por los videojuegos, pero también por la informática, en general; Agustina Granda, de 14 años, se mostró ilusionada por compartir proyectos con jóvenes de otros países y Jonathan Sanz, de 15 años, empieza a dar vueltas a ideas sobre las que construir su videojuego.

Publicado por El Comercio el 11/05/2016