España es una referencia en la legislación sobre la protección de datos

Cuando utilizamos las redes sociales facilitamos información sobre nosotros y autorizamos a las grandes corporaciones a que la usen
Miguel Ángel Acero

Miguel Ángel Acero es experto en innovación y tecnología de CTIC Centro Tecnológico, y experto  en e-commerce (comercio  electrónico) y seguridad digital  entre otras materias, todas ligadas  a las nuevas tecnologías de la información  y la comunicación.  Coincidiendo con la celebración  del Día Europeo de la Protección  de Datos, Acero analiza la situación  actual del uso de la red y sus  consecuencias. 

–¿Qué abarca la protección  de datos cuando se trata del uso  de las nuevas tecnologías de la  comunicación? 

–Es un concepto bastante amplio.  Para comprender y ver el alcance  a nivel de legislación, es la  Agencia Española de Protección  de Datos la que marca la pauta.  En líneas generales se refiere a todos  los datos de carácter personal,  cualquiera que sirva para  identificar a una persona. El abanico  es muy amplio, desde la dirección  postal y datos bancarios  hasta la edad, el sexo, los parentescos,  los datos profesionales, el  numero de la Seguridad Social, y  también la actividad física, es decir,  el geoposicionamiento, la navegación  a través de Internet... 

–Todos esos datos los facilita  uno mismo al utilizar las redes  sociales. 

–Sí. Cuando utilizamos Facebook,  Linkedin, Instagram... En  el momento en que usamos Internet,  las redes sociales, compartimos  datos que deberían estar  cumpliendo la normativa española  y la Ley de Seguridad de Servicios  de Información y Comercio  Electrónico. Lo que ocurre es que  hay empresas, como Facebook y  Linkedin que no están asentadas  en España y no cumplen con estas  normativas. Y somos los propios  usuarios los que les autorizamos  a utilizar los datos para que  los analicen a nivel de comercialización.  Así saben nuestros gustos  y nos pueden llegar a lanzar  publicidad segmentada. El usuario  debe ser consciente de esa  problemática y del uso que las  compañías pueden hacer de esa  información. 

–Y darse de baja es una complicación. 

–La Comisión Europea es  consciente de esta situación y ha  actuado con Google, que también  maneja estos datos, permitiendo  la posibilidad que da el “derecho  al olvido” para que se borren los  datos personales y no aparezcan  cuando tecleas tu nombre completo.

Entrevista completa en formato PDF.

Publicado por La Nueva España el 28/01/2015