Euskaltel compra Telecable por 686 millones y crea el gran operador de la Cornisa

La compañía vasca garantiza la continuidad de la marca y el empleo asturianos. La británica Zegona se convierte en el segundo mayor accionista del grupo resultante.

Edificio de Telecable en el Parque Tecnológico

La compra de la compañía asturiana Telecable por Euskaltel por 686 millones, anunciada ayer tras varios meses de negociaciones entre el grupo vasco y el británico Zegona Communications (propietario del 100% de Telecable desde hace dos años), supondrá la constitución del gran operador norteño de telecomunicaciones, líder en la Cornisa Cantábrica y en las regiones de País Vasco, Asturias y Galicia, y el cuarto grupo nacional desde el punto de vista financiero y el quinto por facturación.

Euskaltel, que ya había intentado la adquisición de Telecable en 2015, confirmó el mantenimiento de la marca Telecable y de los servicios centrales y el empleo de esta compañía en Asturias, al igual que hizo  con la gallega R tras su compra hace dos años.

La operación, que fue aplaudida por los inversores en la Bolsa (las acciones de Zegona se revalorizaron el 9,5% en Londres y las de Euskaltel se apreciaron el 4,89% en el mercado madrileño), supondrá la entrada de Zegona en el capital y en los órganos de administración de Euskaltel, de la que pasará a ser el segundo mayor accionista (tendrá el 15%), por detrás de Kutxabank, el banco de las antiguas cajas vascas.

Telecable, que fue adquirida por Zegona en julio de 2015 por 640 millones de euros (incluidos los 266,8 millones de deuda que había acumulado hasta entonces la operadora asturiana), ha sido valorada ahora en 686 millones, casi el 7,18% más.

 

De esta cuantía de 686 millones, 245 millones corresponden a endeudamiento de Telecable, que asume el comprador, y el importe restante (441 millones) será satisfecho por Euskaltel a Zegona mediante un pago en efectivo de 186,5 millones y el abono de los 254,5 millones restantes con la entrega de acciones de nueva emisión de la compañía vasca, para lo que ésta acometerá una ampliación de capital por ese volumen. Zegona recibirá 26,8 millones de acciones valoradas en 9,5 euros por título. Este precio es el 3,08% superior a la cotización de Euskaltel al cierre del mercado del lunes, pero el 1,72% inferior a los 9,667 euros a los que culminó el valor la sesión de ayer, en la que las acciones de la operadora vasca llegaron a negociarse a un máximo de 9,744 euros.

Plusvalía y pago adicional. Con esta operación, Zegona generará una voluminosa plusvalías en libras esterlinas, la moneda en la que opera la hasta ahora matriz de Telecable. La compra de la compañía asturiana en 2015 por Zegona en 640 millones de euros equivalía entonces a 456 millones de libras, mientras que los 686 millones que asume ahora Euskaltel se corresponden a 588,31 millones de libras (el 29% más) como consecuencia de la depreciación que ha sufrido la moneda británica tras el referéndum del "Brexit" de junio.

Zegona y Euskaltel han negociado un pago adicional diferido de otros 15 millones de euros, con lo que el monto total de la operación ascenderá a 701 millones. Se trata, informó Euskaltel, del derecho potencial a "una contraprestación contingente, con un límite de 15 millones de euros, equivalente al 35% del valor patrimonial de determinados activos que puedan aflorar en determinadas condiciones". El 65% restante de ese valor correspondería en ese caso al grupo vasco.

La ampliación de capital por Euskaltel para dar entrada a Zegona en su capital supondrá la dilución, en esa  proporción, de las participaciones de los accionistas actuales. La operación fue aprobada por unanimidad por el consejo de Euskaltel, y ahora deberá ser ratificada por su junta general de  accionistas.

Consejo y comisiones. Los dos mayores propietarios actuales del grupo comprador (Kutxabank y Corporación Financia Alba, de los March) dieron su respaldo explícito y pactaron la entrada de Zegona en el consejo de Euskaltel (el grupo británico tendrá un representante propio y podrá proponer la designación de un vocal independiente) y en los comités de remuneración y de auditoría y control, así como su incorporación a una comisión estratégica (de nueva creación) en la que también participarán Kutxabank y Alba.

Kutxabank, que reducirá su posición del 25,08% al 21,3%, y Zegona, que tendrá el 15%, han  suscrito a su vez un acuerdo bilateral para regular sus relaciones. Alba bajará su peso del 10% al 9,35% y el grupo bancario gallego_Abanca reducirá su posición del 5,27% al 4,47%. El resto de los accionistas significativos son fondos de inversión con participaciones inferiores.

Euskaltel y Zegona logran con esta operación conformar un gran grupo norteño, con una implantación líder en las regiones cantábricas en la prestación de servicios de Internet, telefonía fija, telefonía móvil, banda ancha y televisión digital.

Con ello los dueños de Zegona protagonizan un salto de escala para sus proyectos sectoriales tras haber fracasado hace un año en el intento de compra de Yoigo, y Euskaltel avanza en la formación de un grupo de referencia en España tras haber adquirido en 2015 la gallega R.

Publicado por La Nueva España el 18/05/2017