La fórmula asturiana de la transparencia

La Fundación CTIC desarrolla una herramienta informática para ayudar a las instituciones a hacer accesibles los datos que deben publicar por ley
La fórmula asturiana de la transparencia

La fórmula de la transparencia, en versión de la Fundación CTIC, Centro Tecnológico de la Información y la Comunicación, es un programa informático que hace los datos accesibles. La organización ha desarrollado una herramienta para auxiliar en Asturias a ayuntamientos, empresas, sindicatos y un largo etcétera de instituciones y entidades que dentro de un año habrán de cumplir con la obligación de airear su actividad en la plaza pública de internet. Ayer, un año después de la publicación de la Ley de Transparencia, esa responsabilidad entró en vigor para la Administración general del Estado y sus organismos aledaños. Dentro de un año, el deber de exposición alcanzará al resto de administraciones, fundaciones y organizaciones total o parcialmente financiadas con cargo a presupuestos públicos.

Deberán publicar información de toda índole, de contratos a curriculums, de presupuestos a balances, preferentemente en sus sitios web y la mano que les echa la Fundación CTIC es un software que sabe cómo hacerlo. Una herramienta que reside en “la nube” y que, al decir de Jesús García, responsable del área de gobierno abierto y transparencia de CTIC, “ayuda a transformar los datos en información que resulte útil y sencilla de entender”. Que traslada contenidos a tablas, distribuye números en los epígrafes de un balance, configura gráficos de fácil inteligibilidad o ayuda a cumplir las cuatro exigencias básicas de la ley respecto a la información publicada, que habrá de ser “fácil de entender, de calidad, accesible e interoperable”. Esta última condición se traduce en la necesidad de que “no sólo una persona, sino también una máquina sea capaz de capturar esa información”, en que, por ejemplo, sea fácil efectuar una búsqueda dentro del documento subido a la red.

El propósito final, avanza García, persigue encontrar detrás de los preceptos de la transparencia “una oportunidad para dar a conocer qué hace y a qué se dedica la organización en cuestión”. Y de momento hay quien sabe que tiene un año para cumplir y se lo toma con calma, pero desde CTIC advierten de que aquí no conviene dejarlo todo para el final: “Cuando entre en vigor, habrá que incluir datos de todo el año 2015” y eso ya hace más urgente el cambio.

CTIC ha financiado el proyecto en el marco de las ayudas económicas a Centros Tecnológicos para la innovación Tecnologica en el Principado de Asturias durante el periodo 2014-2015.

Publicado por La Nueva España el 11/12/2014