Para ser un conductor de primera

ADN mobile, Startup surgida de CTIC desarrolla sistemas de conducción eficiente para medio millar de autobuses urbanos en toda España y con planes de expansión en Marruecos

Medio millar de autobuses en toda España llevan ya incorporado un sistema de conducción eficiente diseñado y elaborado íntegramente en Gijón. Y pronto serán otros mil vehículos más los que dispongan de un dispositivo que, en términos generales, ayuda a conducir mejor y con menos gasto para la empresa. Toda una innovación por la que cada vez más flotas a lo largo y ancho del país están apostando y que incluso está a punto de dar el salto internacional, en concreto a Marruecos, y de la mano de ALSA.

adn mobile

La empresa ADN Mobile Solutions nació en el seno de la Milla del Conocimiento en el año 2010. De hecho, ocupan una ubicación singular: en Laboral Centro de Arte, una entidad con la que colaboran activamente y desde donde han iniciado un proceso de expansión imparable tras ponerse en marcha gracias al impulso de dos socios fundadores: Abel Rionda y David Martínez, procedentes del ámbito universitario. Ambos tenían el firme propósito de desarrollar sus propios proyectos de innovación.

La base de la empresa es el análisis de datos recogidos a través de sensores, en un principio como consultoría, con programas de apoyo a empresas de base tecnológica y varios proyectos de aplicaciones móviles. Finalmente, ADN, apoyada por Gijón Innvierte (gestionado por Torsa Capital) y que cuenta con una veintena de trabajadores, se ha centrado en un proyecto especializado para autobuses y camiones que, al margen de pequeñas incursiones en el sector de los vehículos particulares, ha alcanzado un gran éxito en los pesados.

Su sistema consiste en un aparato que mide y registra diferentes parámetros en la conducción de los vehículos. Recibe el nombre de “Cated box” y entre sus características se cuentan la universali dad en cuanto al tipo de vehículo, un enfoque como herramienta para el ahorro, un servicio totalmente gestionado en la nube y la utilización de tecnologías Web y móviles de última generación. O lo que es lo mismo: “da las claves para que cada conductor y cada empresa conozcan la forma en que se conduce, los puntos que se podrían mejorar para ahorrar e incluso se puede predecir cuándo se va a producir alguna avería, con la importancia que eso tiene en el área de mantenimiento”, señala Abel Rionda.

El dispositivo, con una pequeña pantalla, se instala en el autobús o camión, y los datos que arroja son analizados al detalle para utilizar al máximo toda la información de la que se puede disponer. Así, “se generan recomendaciones personalizadas en tiempo real y avanzadas sobre la conducción que pueden ser la base para informes y planes de formación específicos a cada conductor”, indican los responsables de ADN.

El dispositivo  también permite recoger datos sobre las emisiones contaminantes.

De este modo, los conductores disponen de información sobre su propia manera de conducir y la de sus compañeros (de forma anónima) de tal forma que se puede establecer una sana competencia para mejorar su propia eficiencia, y para involucrar a todas las áreas de la empresa en una mejora de los resultados. 

El sistema ya funciona en ciudades como Huelva, Santander, Sevilla, Málaga o Córdoba, a la espera de un concurso en Tarragona y con un gran plan de expansión internacional de la mano de ALSA, que instalará este sistema en sus autobuses en Marruecos. Será en unas 700 unidades, primero en la ciudad de Marrakech y posteriormente en el resto de grandes urbes del país, y la empresa proyecta crear allí nuevos centros de trabajo para un control más directo del sistema, diseñado y montado en su totalidad en Asturias.

El sistema, como señala Rionda, consigue unos ahorros en gastos y combustibles de entre un 10 y un 12 por ciento, y además permite la recolección de datos como los referidos a las emisiones de sustancias contaminantes, un añadido al programa por el que cada vez más empresas concienciadas con el medio ambiente se han interesado. 

“Es un campo de trabajo muy amplio”, advierte Abel Rionda, quien señala la continuidad como una de las características más interesantes del sistema. Gracias a este análisis de datos los conductores han empezado a ver el proyecto como un proceso de formación continuo que redunda en cuestiones como una menor siniestralidad, menos averías en los vehículos o una detección anticipada de los problemas. Para ser un conductor de primera, pasando por Gijón.

Publicado por La Nueva España el 03/05/2016