Si las personas no son innovadoras, las empresas tampoco lo serán

Entrevista a Pablo Priesca, Director General de Fundación CTIC, publicada en la Memoria de Actividades 2013 de Fundación Caja Rural.
Imagen Memoria Fundación Caja Rural

¿Qué colaboración mantienen actualmente CTIC y la Fundación Caja Rural de Asturias?

CTIC y Caja Rural de Asturias estamos colaborando en el marco del Proyecto Red de Centros SAT. Los SAT son estructuras de apoyo a la pymes (diez distribuidas por la geografía asturiana) que tienen la misión de ayudar a incorporar tecnología a los procesos de negocio a las pequeñas empresas (relación con proveedores, clientes, procesos de gestión y producción…).

Estas estructuras de apoyo empresarial, que están financiadas por el IDEPA y desarrolladas técnicamente por CTIC se han convertido en un modelo de intervención territorial que ha sido exportado a otros países. En el contexto de este proyecto y en Asturias, Caja Rural de Asturias colabora con CTIC en la organización de seminarios, talleres y jornadas técnicas orientadas a emprendedores y empresarios de zonas rurales que están teniendo una gran acogida.

La actividad de CTIC se enmarca en la sociedad asturiana. ¿Cómo ha ido evolucionando dicha actividad a lo largo de los años?

Durante los primeros años de existencia nuestro  compromiso con el territorio tuvo dos direcciones: una más social al principio, comprometida con el proceso de aceleración del uso social de la tecnología (desarrollo de la sociedad de la información); y otra, empresarial, dirigida a la mejora de la competitividad de las empresas a través de la tecnología.

Este compromiso con las empresas y con el desarrollo económico del territorio queda patente con el que, probablemente, sea el  proyecto estructural más significativo de apoyo a las pymes que existe en el territorio español, los Centros SAT (proyecto de carácter público promovido por el IDEPA y diseñado y gestionado por CTIC). Los SAT se han convertido en un activador de la demanda tecnológica que debe ser satisfecha desde el mercado. En la actualidad la actividad de prestación de servicios tecnológicos y servicios de I+D+i  a empresas es la más relevante, pero sin olvidarnos de nuestro compromiso con el fomento de la cultura de la innovación en los más jóvenes.

¿Es Asturias una comunidad especialmente avanzada en materia de TICs? (tanto a nivel empresarial, como social e institucional).

Tal y como indica el último informe eEspaña de la Fundación Orange, tomando como base datos propios y de otras fuentes oficiales como el INE, Asturias es una de las regiones que cuenta con un mayor grado de desarrollo de la sociedad de la información, especialmente en lo que respecta al uso de servicios de internet que conllevan una mayor complejidad por parte de sus internautas. Pero la situación no es igual en el caso de la Administración, las empresas y los ciudadanos.

La administración asturiana sigue teniendo una buena posición en servicios electrónicos a los ciudadanos. Socialmente la población asturiana ha adoptado las TICs de una forma masiva a pesar del  hándicap que supone el envejecimiento de la población. Ni que decir tiene los jóvenes nativos del mundo digital que han fusionado el entorno electrónico con el real en su vida diaria. Administración y ciudadanos son la clave para ese buen posicionamiento mencionado por el Informe Orange.

Otra cuestión es el mundo empresarial, donde a pesar de los avances que han sido relevantes, todavía queda trecho por recorrer. Y es aquí donde las políticas de innovación deben hacer un esfuerzo adaptando los programas a la realidad de la tipología de empresa asturiana.

¿Qué carencias observa en este sentido, que nos falta para estar a nivel de los mejores?

En cierta medida tenemos un problema cultural. Las sociedades más innovadoras son las que más uso hacen de la tecnología (tanto en el ámbito institucional, social como empresarial). Lo relevante no es el uso de la tecnología por la tecnología, sino la tecnología como instrumento de mejora y progreso de la sociedad. Las sociedades más innovadoras han asumido que la innovación la hacen las personas y estas deben estar educadas para ello. Por tanto los programas de desarrollo de le creatividad, el talento y la innovación en el sistema educativo deben ser estructurales y continuados a lo largo de los ciclos formativos.

Los jóvenes que ahora están en formación deberán ser los innovadores del futuro, y si no nos preocupamos de educar su creatividad tendremos dificultades más adelante. Y esto debe formar parte de las políticas de innovación. No sólo se debe intervenir a corto plazo, sino a medio y largo plazo. Las intervenciones a corto plazo son necesarias pero insuficientes, porque no van a la raíz del problema. Si las personas no son innovadoras, las empresas tampoco lo serán.

¿Qué objetivos se marca CTIC a medio plazo, qué nuevos horizontes se plantea?

“CTIC está en un momento de redefinición de la estrategia para fortalecer la conexión con las empresas”

Este año cumplimos 10 años de vida y es momento de hacer balance y buscar nuevos retos y horizontes. El propio mundo de la tecnología exige estar en un proceso de renovación permanente. Esta es una constante. En los momentos actuales de incertidumbre económica  con más razón se deben traducir las dificultades en oportunidades y los problemas en retos. Es por ello que estamos en un momento de redefinición de la estrategia para fortalecer la conexión con las empresas.

Nuestro reto es agudizar nuestra capacidad de interpretar mejor los problemas y las necesidades de las empresas para tener capacidad de proponer soluciones tecnológicas a los mismos. Nuestro futuro está ligado a la capacidad de satisfacer y resolver problemas complejos a las empresas. Sin las empresas nuestra existencia pierde sentido y si sólo pensamos en términos de tecnología corremos el peligro de desarrollar productos, tecnológicamente complejos pero que el mercado no entiende como respuesta a sus problemas.

La experiencia acumulada durante estos 10 años debe servirnos de fundamento, y de base sólida, para diseñar e impulsar lo que el centro tecnológico será en el próximo decenio.

[Ver memoria de actividades de Fundación Caja Rural 2013]