Uno de cada cuatro empleos en I+D de Asturias está en la Milla del Conocimiento

La productividad de los trabajadores del parque científico duplica la media nacional, con 400.000 euros por persona y año
Uno de cada cuatro empleos en I+D de Asturias está en la Milla del Conocimiento

Esas podrían ser las dos características que acompañan buena parte de los proyectos empresariales que se desarrollan en la Milla del Conocimiento gijonesa. El informe sobre el impacto socioeconómico de este ámbito que comparten un centenar de empresas, centros tecnológicos y Universidad junto con el hospital de Cabueñes revela que la mecha de la innovación prende con fuerza en Gijón. Así, uno de cada cuatro puestos de trabajo vinculados a la I+D en Asturias dentro del sector privado están radicados en la Milla del Conocimiento. Y en términos de productividad, los trabajadores de este espacio duplican a la de cualquier otro recinto empresarial. ¿La razón? Talento atrae talento y la imagen que proyecta hacia el exterior el emplazamiento en este ecosistema innovador anima a muchas empresas a acercarse al gran polo científico y tecnológico gijonés.

Tres de cada diez euros que se dedicana investigación en laregión se inviertenen torno a los centrostecnológicos y empresas del área de Cabueñes. 

Así las cosas, cerca del 26% de todo el personal de I+D privado de toda Asturias, es decir, una de cada cuatro personas, están vinculadas a esa especie de “factoría de conocimiento”, como define a la “milla”, Javier García, director del Instituto CIES y uno de los autores del estudio sobre leste ámbito empresarial junto con la consultora ICUBE. Sostiene García que este área “combina lo mejor de los servicios avanzados”, pues la gran mayoría de la empresas allí ubicadas están vendiendo servicios en cualquier parte del mundo, con la potencia en valor añadido que representa la presencia de grandes industrias como TSK, Duro Felguera o Idesa, entre otros. Para explicar el peso de la innovación y de los activos intangibles de la “milla” gijonesa, el director del Instituto CIES echa mano del símil del iPhone. “La potencia no está en fabricar el iPhone sino en diseñarlo y que luego alguien lo haga por ti en cualquier otra parte del mundo de forma más barata, pero el 80% del beneficio se queda donde se diseña”, advierte.

Lo que se diseña o invierte en investigación y desarrollo en la Milla del Conocimiento también está cuantificado. Sólo en los últimos seis años, los frutos de la innovación en este ámbito se aproximan ya a los 28 millones de euros. Y una parte importante procede del medio millar de contratos suscritos entre la Universidad de Oviedo –a través de los grupos de investigación del campus gijonés– y las empresas. Esos 28 millones de euros sostienen unos 380 puestos de trabajo en I+D. Además, en términos de productividad un trabajador medio en la industria asturiana tiene una facturación de unos 284.000 euros, mientras que en la “milla” la productividad es de 400.000 euros, un 45% superior a la media de España. 

Además, esos 28 millones representan, aproximadamente, un 2,27% del desembolso de las empresas en I+D y ese dato, si se compara con la media de la industria asturiana es tres veces superior y dos veces más que el promedio de España. “Tenemos una industria que, en general, no destina muchos medios a la I+D pero en la Milla esto se activa. ¿Qué ocurre? Hay empresas que pueden estar destinando incluso más de su facturación a la I+D porque comienzan en etapas muy tempranas”, apunta García. Y aunque ese 2,27% podría verse un tanto escaso si se analiza con respecto a la industria media, para Gijón “es muy alto”. El economista juzga positivo que 3 de cada 10 euros que se dedican a I+D en Asturias se invierten en una centésima parte del territorio regional, lo que representa la Milla del Conocimiento sobre el mapa del Principado.

Publicado por La Nueva España el 18/02/2015